Buscar:
Edición:
Prensa
18-Ene-2018
Tú Estás Equivocado y Yo Tengo la Razón
La “humildad” es una de las habilidades fundamentales de una persona consciente, señaló Telmo Becerra - Socio fundador de 1 to 1 coach- Concious Business Coach.
Tú Estás Equivocado y Yo Tengo la Razón

La “humildad” tiene que ver con la voluntad de escuchar a los demás acti-vamente, con mente de aprendiz en vez de "sabelotodo". Si estamos inte-rrumpiendo a la otra persona, es una alerta de que no sabemos escuchar. Si decimos las palabras “no” y pero” en forma inconsciente, es decir respondiendo en forma automática, lo que le estamos diciendo a la otra persona es que ella está equivocada. Los que conversan con la idea fija de "yo tengo la razón" caen fácilmente en una "cruzada" contra los herejes que ven las cosas diferentes a ellos" porque están equivocados". Un observador de esta conversación sería testigo de un "diálogo de sordos”.

El coach de ejecutivos Marshall Goldsmith afirmó que no importa lo amable que sea el tono de tus palabras  durante una conversación, si empiezas tus frases respondiendo con una de estas dos palabras: “no” y “pero” (o ambas), lo que estás demostrando es tu falta de humildad. Estas dos pala-bras son destructivas porque no le dicen a la otra persona: "Vamos a con-versar sobre esto" o "me gustaría saber qué piensas acerca de esto”. Dicen por el contrario: "Tú estás equivocado y Yo tengo la razón". Si tu compañero de conversación también tiene la necesidad de ganar a cualquier precio en esa conversación, tendrás entonces una batalla potencial en tus manos. ¿El resultado? Cualquier cosa menos una conversación productiva.

"Todo lo dicho es dicho por alguien" es una de mis frases favoritas de Humberto Maturana (filosofo chileno). ¿Cómo puedo tener una conversación productiva sin tener respeto por las opiniones de la otra persona que está hablando conmigo? Esa persona es una persona como yo. En otras palabras, si tomo consciencia de que todo lo dicho es dicho por alguien (como yo), estaré abriendo con       humildad mi mente a la mirada o forma de pensar del otro. Me estaré poniendo en su lugar para tratar de comprender por qué dice lo que dice.

Los ataques ofensivos de una persona hacia otra persona que ha aprendido a ser compasiva, no le hacen daño, todo lo contrario, dice mucho sobre los valores y la educación del que pretende ofender con esas palabras. Una persona que se encuentra ya sin argumentos para convencer a los otros que su verdad es "la verdad" y por tanto, que no le interesa buscar la verdad con la ayuda de otros, llega a los gritos y palabras ofensivas contra los que considera sus "enemigos" por no estar de acuerdo con lo que él cree.

Esto me hace recordar también las palabras del poeta Antonio Machado cuando dijo: “¿Tu verdad? No. La verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.”

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS